Conoce Gran Canaria

Por | 26 agosto, 2014 | 0 comentarios

Piscina Natural Roque Prieto

Gran Canaria destaca por su variedad climática y geográfica. Además de dunas y montañas se puede encontrar una multiplicidad de pequeñas joyas de la naturaleza; como las piscinas naturales en el norte de la isla.

La gran mayoría de las piscinas naturales se encuentra en la costa norte de Gran Canaria; una excelente oportunidad para disfrutar el agua oceánica en un ambiente tranquilo y a resguardo de las olas.

Una de las mejores piscinas naturales es la denominada “Roque Prieto” en el municipio de Guía. Con una profundidad que varía entre los  40 cm y los 3 m aproximadamente, su rocoso fondo y cristalinas aguas renovadas continuamente por el mar, esta piscina natural permite nadar en toda tranquilidad.

¿Cómo llegar? El acceso es muy sencillo: hay que tomar el desvío hacia el pueblo de La Atalaya desde la autopista GC-2. En el pueblo hay que dirigirse hacia la iglesia y la plaza y desde allí hacia el campo de fútbol. A continuación la carretera GC- 294 le lleva directamente hasta la zona de aparcamiento junto a la piscina.

Roque Prieto

Necrópolis de Arteara

Si eres de los que disfruta con la naturaleza, le proponemos no solo adentrarse en los barrancos, sino aprovechar para conocer parte de la cultura aborigen de nuestra tierra que puede encontrar en ellos.

La Necrópolis de Arteara es un yacimiento arqueológico de la zona sur de Gran Canaria. Ocupa un terreno de 2 km de largo por uno de ancho y toda la zona está cubierta de malparís (colada volcánica reciente), con la que se forman las más de mil estructuras tubulares. La piedra proviene de un desprendimiento de una montaña cercana, fácilmente reconocible al visitar el lugar.

La necrópolis se encuentra  junto al barrio de Arteara, en el barranco de Fataga (San Bartolomé de Tirajana). Destaca especialmente el contraste entre la piedra volcánica de la zona y el gran verde palmeral a la orilla del barranco. Frente a la necrópolis se encuentra una impresionante cordillera, por el barranco de Amurga.

Justamente en esta cordillera se puede apreciar un fenómeno arqueo-astronómico muy singular: coincidiendo con los equinoccios de primavera y otoño (cambio de estación), el sol sale en el punto exacto en el que existe una pequeña depresión de esa cordillera de Amurga, iluminando la tumba más prominente de la necrópolis, conocida como la “sepultura del Rey”.

 

Categorías: blog, Gran Canaria

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*